La alegría no es sólo brasileña: Uruguay, Lacalle Pou y la felicidad

Por Nueva Mayoría Uruguay

El 1° de marzo de 2020, tras una década y media de gobiernos del Frente Amplio y el fantasma del Covid-19 recorriendo América del Sur, Luis Lacalle Pou asumió la presidencia de Uruguay.

Curiosamente para nuestros propósitos, ese mismo mes de 2020 se publicó el World Happiness Report 2020, un informe mundial que clasifica a 156 países según el grado de felicidad con que sus ciudadanos se perciben a sí mismos. Para ello se utilizan las mediciones de la Encuesta Mundial de Gallup respecto a niveles de PBI, esperanza de vida, generosidad, apoyo social, libertad y percepción de corrupción.

La publicación del WHR 2020 el mismo mes de la asunción de Luis Lacalle Pou nos permite leerlo desde un enfoque diferente: al momento de recibir la banda presidencial y asumir el gobierno, ¿cuán felices eran los uruguayos?

La respuesta es sencilla: bastante felices. De los 156 países evaluados en el período 2017-2019, Uruguay se ubica en el puesto 26° entre los países más felices del mundo, con 6.440 puntos. Esto implica un nivel de felicidad similar a los de Taiwán (25°), Arabia Saudita (27°) o España (28°). Finlandia, por tercer año consecutivo, es el país más feliz del mundo con 7.809 puntos; le siguen en felicidad Dinamarca, Suiza, Islandia, Noruega, Holanda y Suecia. Como se ve, la alegría no es sólo brasileña: los nórdicos también son muy felices a su manera.

Hablando de brasileños, Uruguay lidera el World Happiness Report en América del Sur. A cierta distancia de su puesto 26° está Brasil, que con 6.376 puntos se ubica en el lugar 32°. Le siguen Chile (39°), Colombia (44°), Argentina (55°), Ecuador (58°), Perú (63°), Bolivia (65°), Paraguay (67°) y Venezuela (99°).

Si tomamos el promedio de la evolución de la percepción de felicidad en todos los países entre 2008-2012 y 2017-2019 observaremos que Uruguay se ubica globalmente en el puesto 59°, con un diferencial positivo de 0.237. Si evaluamos esta medición para los países de América del Sur nos encontramos con una tendencia más bien declinante para la década. A Uruguay (59°) le siguen Perú (61°) y Ecuador (65°), que también terminaron teniendo un balance positivo. Luego está Paraguay (-0.005), ya en negativo; le siguen Bolivia (-0.043), Chile (-0.168), Colombia (-0.174), Argentina (-0.440) y Brasil (-0.472). Venezuela cierra la lista no sólo de América del Sur sino del mundo: con un puntaje negativo de 1.859, los venezolanos han sido para el WHR los que más han dejado de ser felices en la última década.

Para ir resumiendo: Lacalle Pou asume el gobierno de una sociedad con niveles de felicidad similares a los de Francia o España, y liderando en América del Sur también en el promedio de la última década. En síntesis: un país feliz.

Pero la tarea no será fácil. A futuro, el interrogante parece ser no cuánto podrá mejorar Uruguay en este aspecto, sino cuánto evitará retroceder. ¿Podrá Lacalle Pou entregar en cinco años un país igual de alegre que el país que recibió? En esta pandemia nadie tiene la última palabra, pero tampoco la primera: lo que contagia hoy podría salvarnos mañana, y al revés. La nueva normalidad traerá también nuevas maneras de ser feliz a las que habrá que acostumbrarse y donde la idiosincrasia de cada país podría representar una ventaja o la perdición. 

Pero basta de incertidumbres, cambiemos la cara y cerremos con lo que sí sabemos: que en América del Sur, por ahora, la alegría no es sólo brasileña.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s