Conectividad global: Uruguay obtiene su mejor puntaje en 6 años

Rosendo Fraga (h)
Director de nuevamayoria.uy

Según el Global Connectivity Index (GCI) 2020 de la empresa china Huawei, Uruguay es el segundo país de Latinoamérica después de Chile por su adopción de tecnologías de la información y el crecimiento de su economía digital. 

La edición del GCI 2020, publicado en febrero de 2021, consigna para Uruguay un puntaje de 50, lo que lo pone en la 40° posición del ranking. Ello implica que tiene un nivel de adopción de tecnología similar al de Rumania, Rusia o Bahrein. En el caso uruguayo, el de 2020 es su mejor puntaje desde que se hace el GCI: pasó de 42 puntos en 2015 a 50 en 2020 y ha mejorado su propio puntaje año tras año.

¿Qué es el Global Connectivity Index? Se trata de un ranking elaborado por Huawei que clasifica a 79 países en base a su inversión y aplicación de TICs (tecnologías de la información y comunicación) y su desempeño económico digital. Estos países representan el 95% del PIB mundial y el 84% de la población global. Los puntajes son el promedio de cuatro «facilitadores de tecnología» y cuatro «pilares». 

Uruguay en los cuatro «facilitadores de tecnología»

El GCI se realiza sobre la base de 4 subindicadores llamados «facilitadores de tecnología»: calidad de banda ancha; desarrollo de la nube; IoT o Internet of Things (la interconexión digital de objetos cotidianos con internet); e inteligencia artificial. Veremos a continuación la evolución de Uruguay en los cuatro «facilitadores».

BANDA ANCHA: 66/120
Huawei la define como la «base de comunicación que recopila y envía datos a usuarios y máquinas». Aunque todos sepamos qué es, vale la pena explicarlo en criollo: se trata de cualquier tipo de red con una alta capacidad para transportar información y que incide en la velocidad de transmisión de ésta. Para el GCI, en este subindicador Uruguay viene bajando desde 2017, cuando cosechó 74 puntos (su puntaje más alto), 8 puntos más que los 66 obtenidos ahora.

NUBE: 42/120
El GCI define a la Nube como un «modelo de distribución para el acceso al mercado masivo de capacidades informáticas y de almacenamiento». En otras palabras, son todos esos datos que se almacenan sin que haya mediación por nuestra parte pero a los que podemos acceder con un click desde cualquier lugar. Entre 2017 y 2o19 el puntaje de Uruguay no varió (39 puntos) pero en 2020 sumó tres nuevos puntos y ahora está en 42. 

INTELIGENCIA ARTIFICIAL (IA): 27/120
Huawei la define como «instalaciones informáticas y de almacenamiento que proporcionan potencia informática y almacenaje de datos». Dicho resumidamente: son máquinas inteligentes y flexibles que perciben su entorno y llevan adelante acciones que aumentan sus posibilidades de éxito en alguna tarea. Al igual que en su desarrollo de la Nube, en IA Uruguay mantuvo un puntaje sin variación entre 2017 y 2019 (24 puntos) pero en 2020 ha mejorado 3 puntos y está hoy en 27.

IOT (LA INTERNET DE LAS COSAS): 42/120
La Internet de las Cosas (IoT por sus siglas en inglés) se refiere a una red de objetos o «cosas» que existen para recopilar e intercambiar datos con otros dispositivos o sistemas a través de Internet (por ejemplo, las aplicaciones que miden el tráfico vehicular de acuerdo a los patrones de velocidad recogidos en los celulares de los conductores). En este «facilitador» se observa el mayor crecimiento de Uruguay: pasó de los 33 puntos promedio entre 2017 y 2019 a 42 puntos para esta nueva edición.

Uruguay en los cuatro «pilares»

El GCI también evalúa a los países de acuerdo a cuatro «pilares»: oferta, demanda, experiencia y potencial. Estos abarcan toda la cadena de desarrollo de las TIC y la transformación digital para proporcionar una visión integral de la economía digital de cada país.

OFERTA: 43/120
Mide los niveles actuales de oferta de productos y servicios de TIC. En este pilar Uruguay mejoró 3 puntos en comparación con 2019, de 40 a 43, y viene mejorando de manera constante desde 2015, cuando obtuvo 30 puntos (13 menos que ahora). 

DEMANDA: 54/120
Mide la demanda de conectividad de los usuarios y sus actividades. La demanda en 2020 mejoró 1 punto desde 2019 y está en 54, pero viene creciendo sostenidamente desde 2015, cuando Uruguay sólo sumaba 39 puntos.

EXPERIENCIA: 58/120
Analiza la experiencia de conectividad que reciben los usuarios y las organizaciones. El desarrollo de Uruguay en este pilar es más moderado y no ha variado prácticamente desde 2015, cuando medía 59 puntos.  

POTENCIAL: 46/120
Comprende un conjunto de indicadores prospectivos que proyectan el desarrollo futuro de la economía digital: inteligencia artificial, desarrollo de software, patentes de TICs, etc. En este último pilar Uruguay también ha crecido mucho en los últimos 6 años, desde los 39 puntos obtenidos en 2015 a los 46 de 2020.

El GCI en el contexto latinoamericano

¿Y cómo está América Latina? Para empezar, ningún país de la región ha estado nunca entre los 20 mejores, los países llamados líderes (frontrunners). Para 2020, después de Chile (30°) y Uruguay (40°) se ubican Brasil (44°), Argentina (50°), México (53°), Colombia (54°), Perú (57°), Ecuador (61°), Paraguay (62°), Venezuela (65°) y Bolivia (68°). 

Respecto a los dos mejores de la región, Chile y Uruguay, aquel ostenta el primer lugar de Latinoamérica desde el comienzo del GCI, aunque 2017 fue el único año en el que debió compartir ese galardón: Uruguay, en esa edición, también obtuvo 47 puntos. Fue la primera y única vez que otro país de la región le disputó a Chile su superioridad en conectividad global. 

La vida después del Covid-19

El Global Connectivity Index 2020 presenta varias conclusiones específicas para cada subindicador, pero nos centraremos en la conclusión más general e importante.

Aunque parezca obvio, el informe señala que los países con una infraestructura digital más sólida están mejor posicionados para minimizar el impacto económico de la pandemia y recuperarse más rápido. Huawei pone tres ejemplos concretos para ilustrar de qué manera los entornos digitales pueden impulsar la recuperación: en el plano educativo, cuanto mayor sean la penetración de los recursos digitales, más rápidamente el aprendizaje remoto será tanto o más efectivo que el aprendizaje en el aula; en el plano sanitario, la adopción de inteligencia artificial y robótica pueden ser fundamentales para mejorar los servicios de atención médica; por último, la implementación de redes 5G pueden proporcionar una experiencia más inmersiva para la interacción y el entretenimiento de la comunidad.

Pero la incidencia de la tecnología en la recuperación económica será clave. En términos económicos, Huawei estima que una infraestructura digital más eficiente podría mitigar en un 50% el impacto negativo sobre el PBI per cápita de cualquier país. Sin lugar a dudas, una nota esperanzadora para Uruguay.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s