Buen debut de Uruguay en un índice de efectividad de gobierno

Según el Good Government Index (GGI) 2021 que publicó por primera vez el Chandler Institute of Government de Singapur en abril, Uruguay es el segundo país de Latinoamérica por la efectividad de su gobierno. Con un puntaje de 0.575 y la posición 37° entre 104 países, sólo es superado en la región por Chile (0.640 puntos y la 30° posición), mientras que en términos globales, la buena gobernanza uruguaya es similar a la de Croacia (0.577), Bulgaria (0.583), Italia y Hungría (0.584).

El GGI clasifica a los países de acuerdo a las fortalezas y debilidades de sus instituciones, leyes y liderazgo global, entre otras variables, entendiendo que la gobernanza es el factor decisivo para el éxito de los países. La forma en que se mide este índice busca ser práctica, relevante y centrada en las capacidades de los distintos gobiernos. El puntaje surge del promedio de 34 indicadores organizados en 7 pilares (que veremos a continuación). El GGI pretende convertirse en un índice internacional que ayude a inversores a apostar por países con gobiernos más capaces y confiables.

El Índice de Buen Gobierno está encabezado por Finlandia (0.848), Suiza (0.839), Singapur (0.834), Holanda (0.828) y Dinamarca (0.825). En el otro extremo, Malí (0.329), Mozambique (0.321), Nigeria (0.319), Zimbabwe (0.283) y Venezuela (0.155) son los países donde el gobierno funciona con menor grado de eficacia.

En cuanto a América Latina, a Chile (30°) y Uruguay (37°), le siguen por su grado de efectividad de gobierno Costa Rica (40°), Colombia (51°), México (52°), Panamá (54°), Perú (60°), Brasil (67°), Argentina (68°), Honduras (78°), El Salvador (79°), Ecuador (87°), Guatemala (88°), Nicaragua (89°) y Venezuela (104°).

A continuación analizaremos la posición de Uruguay en cada uno de los 7 pilares que componen el Índice de Buen Gobierno de Chandler.

Liderazgo y previsión (Leadership & foresight): 0.55

Este pilar evalúa el compromiso con la integridad, visión y plan sólidos para el futuro de cada nación y la capacidad que tienen de aprovechar al máximo los recursos disponibles. Según el GGI, un buen puntaje en liderazgo y previsión es característica de un gobierno que mira más allá de los ciclos políticos de corto plazo y evita la tentación de los arreglos políticos rápidos. En este pilar Uruguay ocupa la posición 25° a nivel global y tiene el mismo puntaje que Islandia (0.55). En términos regionales, sólo Chile (0.62) tiene un mejor liderazgo y previsión que Uruguay, mientras que de los 5 peores, 3 son latinoamericanos (Guatemala, Nicaragua y Venezuela).

Solidez de leyes y políticas (Robust laws & policies): 0.64

En este segundo pilar se estudia el marco legal y las políticas públicas eficaces y coherentes en cada uno de estos 104 países. Se trata de los fundamentos que hacen de cualquier país uno próspero y que funcione bien. El GGI entiende que una alta puntuación en este pilar es un buen indicador de reglas de juego saludables que rigen las actividades y relaciones sociales y económicas de una nación. Uruguay en este pilar obtuvo 0.64 puntos, lo que le valió la posición 36° a nivel global, con un nivel de solidez de sus leyes y políticas similar al de Bulgaria y Polonia (el mejor es Noruega, con 0.94). En términos regionales, el país se ubica en tercer lugar, detrás de Costa Rica (22°) y Chile (36°). El peor país latinoamericano en este indicador es Venezuela (0.15), aunque le sigue de cerca Ecuador (0.27).

Instituciones fuertes (Strong institutions): 0.61

Las instituciones (ministerios, departamentos públicos y agencias estatales) son un aspecto esencial en el buen funcionamiento de cualquier gobierno. En este pilar se evalúa cómo estas instituciones trabajan e interactúan eficazmente con otras agencias para ejecutar sus objetivos y brindar bienes y servicios públicos que son valorados tanto por las empresas como por los hogares. De acuerdo a la solidez de sus instituciones, Uruguay en este pilar obtuvo 0.61 puntos, lo que le valió la 33° posición, con un grado similar al de Mauritania, Polonia o Estados Unidos. En cuanto a América Latina, sólo es superado por Chile (0.69); le siguen Argentina (0.58), Brasil (0.56) y Costa Rica (0.55), mientras que los tres con instituciones más débiles son Guatemala (0.30), Nicaragua (0.29) y Venezuela (0.10).

Administración financiera (Financial stewardship): 0.54

Este pilar estudia la administración eficaz de las finanzas de una nación, algo que el GGI vincula estrechamente con la prosperidad nacional en todas sus formas. Para ello evalúa a los países de acuerdo a cómo administran sus gastos, como son sus sistemas de adquisiciones, su contabilidad y la transparencia de sus procesos de auditoría. También hace hincapié en los mecanismos constitucionales que ponen límites a la adquisición de deuda pública y garanticen préstamos sostenibles que no dejen a futuras administraciones y generaciones cargadas con deudas excesivas. En este cuarto pilar Uruguay obtuvo un puntaje intermedio (0.54) que lo deja a nivel global en la posición 49°, igual que Ruanda y ligeramente por encima de Rumania. A nivel regional, Uruguay se ubica en el 5° lugar después de Chile (31°), Perú (36°), México (38°) y Panamá (42°).

Mercado atractivo (Attractive marketplace): 0.63

El GGI entiende a la economía de una nación como un ecosistema de mercados: bienes y servicios, capital, talento, materias primas, derechos de propiedad e información. En este quinto pilar se evalúa la manera en que los mercados nacionales están conectados con la economía global. En síntesis, mide la capacidad de una nación para fomentar la actividad económica tanto a nivel nacional como internacional. En este pilar Uruguay obtuvo 0.63 puntos y la posición 41°, que comparte con mercados emergentes importantes como Vietnam e Indonesia. En cuanto al contexto latinoamericano, Uruguay se ubica en el 4° lugar después de Chile (0.77), Panamá (0.71) y Costa Rica (0.69), mientras que Ecuador (0.46), Argentina (0.41) y Venezuela (0.02) son los mercados menos atractivos de la región.

Influencia y reputación global (Global influence & reputation): 0.43

Este sexto pilar mide la capacidad de los gobiernos para gestionar eficazmente sus redes diplomáticas, asociaciones comerciales y económicas, y su “marca país”, tanto en casa como en el extranjero. El GGI parte del supuesto de que ningún país, ni siquiera las superpotencias con recursos naturales de sobra, puede prosperar de forma aislada. En este pilar Uruguay obtuvo tanto su puntaje como su posición más bajos en todo el índice: 0.43 y la posición 59° a nivel global, entre Filipinas y Armenia. A nivel regional, este puntaje implica la 10° posición después de México, Brasil, Chile, Perú, Argentina, Costa Rica, Colombia, Panamá y Guatemala, y sólo supera a El Salvador (0.40), Ecuador y Venezuela (0.38), Honduras (0.36) y Nicaragua (0.33).

Ayudar al crecimiento de las personas (Helping people rise): 0.58

Este último pilar evalúa los efectos positivos de la buena gobernanza en áreas como atención médica, educación, protección ambiental, satisfacción de las personas con los servicios públicos y el nivel de inclusión de cada sociedad. Estos indicadores inciden fuertemente en la calidad de vida que cada ciudadano experimenta a diario y son la base para que personas, comunidades y empresas prosperen y alcancen su máximo potencial. En este último pilar Uruguay obtuvo la posición 43° a nivel global y 0.58 puntos, los mismos que Vietnam y similares a los obtenidos por Montenegro y Bulgaria. Pero en este indicador que mide la incidencia del buen gobierno en el desarrollo humano, Uruguay ostenta la primera posición en Latinoamérica. Le siguen Costa Rica (50°), Chile (54°), Argentina (57°) y Panamá (62°), mientras que Nicaragua (85°), Guatemala (86°) y Venezuela (95°).

Para concluir, ¿por qué es importante medir bien en el Good Government Index? Como apuntamos al comienzo, este nuevo índice elaborado por el Chandler Institute tiene la pretensión de convertirse, con el tiempo, en un insumo esencial para que inversores y empresas puedan ver cuantificadas la capacidad y confiabilidad de los países más importantes del mundo. Habrá que ver en próximas ediciones la evolución de Uruguay, pero en términos generales se trata de un comienzo que, como dijimos, promete.

Por Rosendo Fraga (h) para El País (Uruguay)