Uruguay obtuvo el mejor puntaje de América Latina y el Caribe por su estado de derecho

El Índice de Estado de Derecho (Rule of Law Index) 2021, que World Justice Project viene elaborando sin interrupción desde 2015,  es la principal fuente mundial de datos originales e independientes sobre el estado de derecho. El índice cubre 139 países y está basado en encuestas nacionales a más de 138.000 hogares y 4.200 profesionales del derecho y expertos, con el objetivo de medir cómo se vive y se percibe el estado de derecho en cada uno de estos países.

Con 0.71 puntos y la posición 25°, Uruguay fue el país de América Latina y el Caribe con la mejor performance este año, lo que a nivel global significa estar detrás de Francia (23°) y Letonia (24°) y por encima de Portugal (26°). A nivel continental sólo fue superado por Canadá, que obtuvo un puntaje de 0.80 y la posición 12°.

La robustez del estado de derecho en Uruguay apenas ha sufrido modificaciones desde 2015, año del primer reporte de World Justice Project. En esa ocasión, Uruguay obtuvo 0.71 puntos y esa ha sido la constante salvo en 2016, donde obtuvo su mejor puntaje: 0.72. El país ha perdido posiciones relativas a medida que el índice fue abarcando más países: pasó de su mejor posición en 2016 (20°) a la actual (25°) en 2021, sin haber modificado apenas su puntaje. 

Este índice se elabora a partir de ocho factores que analizaremos detalladamente a continuación.

1. RESTRICCIONES A LOS PODERES DE GOBIERNO: 0.76 (18°). Este factor mide el grado en que los gobernantes están sujetos a la ley y evalúa los controles no gubernamentales sobre el poder (como una prensa libre e independiente, por ejemplo). En este factor Uruguay obtuvo su segunda mejor posición, con un grado de control más efectivo que los de España, República Checa o Japón. El mejor puntaje en este factor lo obtuvo en 2016 con 0.79 y se mantiene estable desde 2019. Respecto a sus subindicadores, el fuerte de Uruguay está en la transparencia de sus sistema electoral (0.91), mientras que su puntaje más bajo (0.69) lo obtuvo por la independencia y efectividad de los controles y auditorías al gobierno (algo en lo que se ha avanzado poco desde 2016, su mejor año, con 0.71). 

2. AUSENCIA DE CORRUPCIÓN: 0.73 (22°). Este factor considera la ausencia de corrupción en tres formas: soborno, influencia indebida de intereses públicos o privados y malversación de fondos públicos u otros recursos. Medido de esta manera, Uruguay obtuvo 0.73 puntos y sólo fue superado en el continente americano por Canadá (0.82). En cuanto a los subindicadores que componen este factor, Uruguay alcanzó su mejor puntaje en la abstención de solicitar sobornos por parte de jueces y funcionarios judiciales (0.91), pero obtuvo su puntaje más bajo (0.53) por la utilización del Estado para beneficio personal por parte de los funcionarios legislativos. En cuanto a la evolución de este factor con el correr de los años, su mejor puntaje lo obtuvo en 2015 (0.78) y ha ido bajando desde entonces, hasta estabilizarse en 2020 con 0.73, el mismo puntaje que obtuvo este año.

3. GOBIERNO ABIERTO: 0.72 (20°). Mide la apertura del gobierno de acuerdo al acceso a la información, a las herramientas que otorga para hacer que el gobierno rinda cuentas y si fomenta la participación ciudadana en las deliberaciones de políticas públicas. Con un puntaje similar al de Austria y Lituania, Uruguay obtuvo 0.72 puntos, el mejor puntaje para cualquier país de América Latina y el Caribe. Respecto a los subindicadores, su mejor puntaje lo alcanzó por la participación ciudadana (0.77) y el más bajo en derecho a la información (0.64). En este factor Uruguay ha ido mejorando sostenidamente desde 2015, cuando obtuvo 0.65, hasta los 0.72 puntos que obtuvo tanto en 2020 como en este año.

4. DERECHOS FUNDAMENTALES: 0.79 (16°). Este factor se centra en el cumplimiento de un grupo relativamente modesto de derechos que están firmemente establecidos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas. Con 0.79 puntos Uruguay ha obtenido en este factor su mejor puntaje, por debajo de España y Gran Bretaña (0.80) e igual que República Checa. Respecto a los subindicadores que componen este factor, su mejor puntaje lo obtuvo por las garantías a la libertad religiosa (0.86) y el más bajo por el debido proceso de la ley y los derechos del acusado (0.63). En cuanto a su evolución, Uruguay ha mejorado su performance desde 2019 en este indicador (que era de 0.76) y hoy ha vuelto a tener el mismo puntaje que en 2015.

5. ORDEN Y SEGURIDAD: 0.70 (82°). Este factor mide qué tan bien una sociedad garantiza la seguridad de las personas y la propiedad. Con 0.72 puntos, se trata del segundo factor con peor puntaje de Uruguay, lo que le vale además su posición global más baja (82°), que comparte con Belice, Turquía y Rusia. Este factor se compone de tres subindicadores: control efectivo del crimen (0.68), conflictos civiles limitados (1.00) y el recurso a la violencia para solucionar conflictos personales (0.42). En cuanto a su evolución, ha ido fluctuando desde 2015. Su mejor año fue 2016, con 0.73, y el peor el año pasado, con 0.69.

6. CUMPLIMIENTO REGULATORIO: 0.71 (24°). Evalúa el grado en que las regulaciones se implementan y se hacen cumplir de manera justa y efectiva. En este factor Uruguay obtuvo 0.71 puntos, los mismos que España y, nuevamente, República Checa. El mejor puntaje en los subindicadores de esta categoría lo obtuvo por la ausencia de expropiaciones sin proceso legal y compensación adecuada (0.82) y el más bajo por la lentitud en sus procesos administrativos (0.60, no obstante lo cual, sigue siendo el más rápido de Latinoamérica). En cuanto a su evolución con el correr de los años, en 2020 comenzó a revertir el piso de 0.69 puntos obtenidos entre 2016 y 2019, aunque el valor actual continúa siendo menor al de 2015 (0.73), su mejor año.

7. JUSTICIA CIVIL: 0.73 (19°). Este factor evalúa la medida en que la gente común puede resolver sus quejas de manera pacífica y efectiva a través del sistema de justicia civil. Con 0.73 puntos y la posición 19 a nivel global, Uruguay lidera América Latina y el Caribe, con un puntaje que lo ubica entre Irlanda y el Reino Unido. Este factor se compone de 7 subindicadores. De éstos, por la falta de discriminación en su justicia civil Uruguay obtuvo su mejor puntaje (0.81), pero nuevamente logró su calificación más baja debido a su lentitud (0.55). Respecto a la evolución desde 2015 en este factor, la evaluación de la justicia civil del país fue mejorando desde los 0.71 puntos iniciales hasta su mejor puntaje en 2019 (0.75), para luego ir declinando hasta los 0.73 obtenidos en esta última edición.

8. JUSTICIA CRIMINAL: 0.56 (39°). Califica la eficacia del sistema de justicia penal de un país y evalúa a la policía, los abogados, los fiscales, los jueces y los funcionarios de prisiones. En este último factor el país obtuvo su peor calificación (0.56), lo que ubica al país entre Eslovaquia y Jordania, aunque sigue siendo el mejor puntaje para cualquier país sudamericano. En cuanto a los subindicadores, su mejor puntaje lo obtuvo por la baja corrupción en su sistema criminal (0.77) y el peor por su ineficacia del sistema correccional para reducir el comportamiento criminal (0.29). Este último subindicador representa el puntaje más bajo para cualquiera de los que componen el puntaje general uruguayo. De acuerdo a su evolución, este factor ha sido el punto más bajo de Uruguay desde 2015, donde obtuvo 0.54. A partir de ahí ha mejorado, aunque muy lentamente, hasta alcanzar los 0.56 de esta edición.

Por Rosendo Fraga (h)
Director de nuevamayoria.uy