Index of Economic Freedom 2022: Uruguay vuelve a ser “mayormente libre” tras 11 años

La semana pasada, la fundación estadounidense Heritage Foundation divulgó su 2022 Index of Economic Freedom. Se trata de la 28° edición de un ranking que mide la evolución de 12 tipos de libertades económicas -desde el derecho a la propiedad hasta la libertad financiera- en 184 países. De acuerdo al puntaje obtenido en cada caso, los países son agrupados en cinco categorías: libres; mayormente libres; moderadamente libres; mayormente no libres, o de libertades reprimidas.

En el caso uruguayo, el país obtuvo en esta edición 70.0 puntos, similar a Emiratos Árabes (70.2) y Japón (69.9), y se ubicó en la tabla como el país número 34 por su libertad económica. Con este puntaje, Uruguay volvió a integrar el grupo de los países mayormente libres en términos económicos, algo que no sucedía en este índice desde 2011. Este grupo está integrado por 27 países mayormente europeos, como Holanda, Suecia, Alemania y el Reino Unido, pero también por Estados Unidos, Corea del Sur, Canadá y Australia. 

De América Latina, sólo Chile (20°) y Uruguay (34°) integran el grupo de los países mayormente libres (ningún país de la región es totalmente libre). Al siguiente grupo, los países moderadamente libres, se suman Perú (51°), Costa Rica (55°), Panamá (56°), Colombia (60°), México (67°), Guatemala (69°), República Dominicana (71°) y Paraguay (73°). Los países que integran la siguiente categoría (mayormente no libres) son El Salvador (90°), Honduras (92°), Nicaragua (122°), Ecuador (126°), Brasil (133°) y Argentina (144°). Por último, hay tres países de la región que tienen sus libertades económicas reprimidas: Bolivia (169°), Cuba (175°) y Venezuela (176°). Esto implica que, en términos económicos, el 42% de los países de América Latina son moderadamente libres, el 32% son mayormente no libres, el 16% está bajo regímenes sin libertades económicas y sólo el 10% vive en un entorno económico mayormente libre.

Veamos ahora el desempeño de Uruguay en cada una de las 12 libertades económicas que mide el IEF.

1. Imperio de la ley. Este pilar mide el respeto al derecho de propiedad, la eficacia judicial y la integridad del gobierno. En esta categoría Uruguay destaca especialmente por haber subido 15.9 puntos (de 68.1 a 84.0) en su respeto al derecho de propiedad respecto a 2021. En este aspecto puntual, es el único país de América Latina que tiene un puntaje superior a 80, es decir, dentro de la categoría de país libre. Su eficacia judicial también mejoró respecto al último año (de 66.8 a 80.4), pero no sucedió lo mismo con su integridad de gobierno, que bajó de 75.7 en 2021 (su mejor año) a 75.2. Para Heritage Foundation, en Uruguay “los contratos y los derechos de garantía sobre la propiedad son reconocidos y aplicados por la ley, la mayoría de la tierra tiene un título de propiedad claro y el poder judicial es transparente e independiente, pero los tribunales funcionan con lentitud y pueden ser objeto de intimidación”. También destaca que los estatutos anticorrupción vienen haciéndose cumplir hace tiempo para prevenir el soborno y otras prácticas corruptas.

2. Tamaño de gobierno. Mide la carga fiscal, los gastos gubernamentales y la salud fiscal. En este pilar Uruguay mostró una mejora y dos caídas. Por su carga fiscal, Uruguay obtuvo 72.4 puntos, su puntaje más bajo desde 1995. Viene cayendo desde 2018, cuando alcanzó 78.0 puntos (su mejor año fue 1998, con 88.6). Por su salud fiscal (que se mide 2017) obtuvo 75.2, una caída de 5.3 respecto a 2021, su mejor año (80.5). En cuanto a los gastos gubernamentales, éstos mejoraron respecto al año pasado (de 66.9 a 70.2) y volvieron a superar los 70 puntos, algo que no sucedía desde 2011.

3. Eficiencia regulatoria. Mide la libertad empresarial, la libertad laboral y la libertad monetaria. Al igual que en el pilar de tamaño de gobierno, la eficiencia regulatoria presenta dos caídas y una mejora. La caída más pronunciada la tuvo en su libertad laboral, que pasó de 70.5 en 2021 a 60.3 en 2022 y representa su puntaje más bajo desde 2005. Para el IEF, esto se debe a que, a pesar de la estabilidad política y macroeconómica, la ubicación geográfica y los incentivos gubernamentales para invertir, “los costos laborales son altos y pueden surgir conflictos laborales y sindicales agresivos”. En cuanto a su libertad monetaria, ha caído de 72.5 a 70.9, aunque continúa por encima de los 70 puntos desde 2005. Por último, la libertad empresarial en Uruguay ha mejorado 3.4 puntos, de 72.3 en 2021 a 75.7 (su mejor puntaje) en 2022 (el más bajo fue 60.8 en 2008). Por último, el IEF destaca las regulaciones en Uruguay, las que se encuentran entre las más transparentes de América del Sur.

4. Mercados abiertos. Mide la libertad de comercio, la libertad de inversión y la libertad financiera. La libertad de comercio tuvo un leve descenso respecto a 2021 (de 70.8 a 70.4) y está lejos de su mejor puntaje, los 83.4 puntos obtenidos en 2009. En su libertad de inversión también se observa una caída, de los 85 puntos que ininterrumpidamente venía obteniendo desde 2017 a los 75 puntos de 2022, un resultado que la retrotrae a los valores de 2013. Por último, la libertad financiera de Uruguay sigue midiendo 30.0 puntos, como lo viene haciendo desde 2006 (antes de eso, su mejor año fue 70.0 en 2003). El EFI subraya positivamente de Uruguay que los “inversionistas extranjeros reciben el mismo trato ante la ley que los inversionistas nacionales, no hay límites de propiedad en la mayoría de los sectores y el sector financiero está abierto”, pero advierte sobre la participación del Estado en la propiedad y la asignación de créditos y el bajo desarrollo de los mercados de capitales.

Sobre Uruguay, el IEF concluye que “la economía uruguaya creció lentamente desde 2017 hasta 2019, antes de contraerse en 2020 y recuperarse al año siguiente”. Respecto a la libertad económica, el IEF considera también que se estancó durante los mismos cinco años, aunque “conquistó avances en el estado de derecho que lograron compensar las disminuciones en la libertad de comercio internacional y la libertad de inversión”. Uruguay ha registrado una ganancia general aunque estrecha de 0,3 puntos de libertad económica desde 2017 y ha superado el umbral en la categoría mayormente libre por primera vez desde 2011. “La salud fiscal y la libertad comercial son relativamente sólidas, pero falta libertad financiera” concluye el IEF.

Por Rosendo Fraga (h)
Director de nuevamayoria.uy