Uruguay se ubicó entre los 25 países más seguros del mundo segun un Índice de Ciudadanía Global

CS Global Partners, la firma de marketing y asesoría que se especializa en brindar soluciones de residencia y ciudadanía por inversión, lanzó a comienzos de este año el World Citizenship Report, un informe que clasifica a 187 ciudadanías de todo el mundo de acuerdo a la satisfacción, atractivos y estándares de calidad de vida que reporta vivir en ellas. CS Global Partners volcó en este primer informe toda su experiencia adquirida en los últimos cinco años brindando soluciones de ciudadanía.

En este nuevo índice que mide el atractivo de ciudadanías, la uruguaya alcanzó los 72.3 puntos, con el mismo atractivo que la de Rumania y similar a las de Israel (72.8) y Croacia (72.2). De esta manera, la ciudadanía de Uruguay se ubicó entre las primeras 40 mejores y sólo se vio superada en América Latina por la chilena (75.1).

El puntaje para cada ciudadanía del World Citizenship Report se calcula en base a su performance en cinco pilares: seguridad y protección; oportunidad económica; calidad de vida; movilidad global; y libertad financiera, los cuales veremos más en detalle a continuación.

Seguridad y protección: 81.9 (25°)

Este pilar mide la capacidad que cada ciudadanía ofrece en términos de seguridad y protección tanto en lo personal, como en situaciones de conflicto. En esta categoría Uruguay se ubicó entre los 25 países más seguros del mundo, con un puntaje de 81.9, entre San Marino (82.4) y Mónaco (81.8). También se posicionó primero en América Latina (Costa Rica y Chile lo secundan), si bien es el único pilar de los cinco en los que es líder en la región (en los otros cuatro el mejor es Chile). Por otro lado, la mejor ciudadanía para la seguridad y protección es Islandia (96.2).

Oportunidad económica: 63.5 (47°)

Este pilar evalúa la capacidad que tiene cada país para extender la riqueza, la comodidad material y otros beneficios clave de una economía fuerte, a todos sus ciudadanos. Uruguay obtuvo 63.5 puntos y la posición 47, entre Omán (63.6) y Kazajistán (62.9). A nivel regional es la tercera ciudadanía más atractiva en este pilar después de Chile (70.5) y México (64.9). Por otra parte, la que ofrece el clima más propicio para los negocios es la de Singapur (84.8).

Calidad de vida: 73.6 (53°)

Este pilar mide y clasifica la capacidad que tiene una nación para brindar a sus ciudadanos una calidad de vida alta, tanto en términos físicos y económicos, como culturales, sociales y educativos. En esta categoría Uruguay obtuvo 73.6 puntos, entre Montenegro (73.8) y otra vez Kazajistán (73.1). Regionalmente este puntaje implica la cuarta posición después de Chile (77.7), Argentina (78.8) y Costa Rica (73.9). La mejor ciudadanía por su calidad de vida es la suiza (92.0).

Movilidad global: 72.9 (29°)

Mide la cantidad de países a los que los ciudadanos de un país determinado pueden acceder sin visado, un factor que amplía el abanico de oportunidades en nuevas regiones y mercados. En este pilar Uruguay obtuvo su segunda mejor posición global (29°), gracias a un puntaje de 72.9 que lo posiciona entre México (74.6) y Mauricio (72.6). De América Latina, sólo los pasaportes de Chile (82.6), Argentina (78.8), Brasil (76.3) y México brindan mayor accesibilidad que el de Uruguay. La mejor ciudadanía para viajar es la de Japón (91.4).

Libertad financiera: 66.3 (36°)

Este último pilar mide la capacidad de cada estado para proporcionar un marco regulatorio favorable y estable para el registro y desempeño de negocios y la tenencia de activos personales y comerciales. En este grupo de variables Uruguay obtuvo 66.3 puntos, los mismos que Malasia, y la oposición 36°, entre Andorra (66.8) y Polonia (66.2). A pesar de que se trata de su puntaje más bajo en el World Citizenship Report, los 66.3 puntos obtenidos le alcanzaron a Uruguay para lograr la segunda posición en América Latina después de Chile (69.8). La ciudadanía que ofrece la mayor libertad financiera es la de Nueva Zelanda (87.4).

No es casual que el World Citizenship Report vea la luz en un momento en el que el mundo se recupera lentamente del COVID-19 y deja al descubierto la capacidad desigual que muestran los gobiernos para gestionar crisis de diversa naturaleza, incluidas las pandemias, el cambio climático o la desigualdad. Para CS Global Partners, la migración de inversores, negocios y personas de alto poder adquisitivo que buscan países más seguros y rentables en los que convertirse en ciudadanos globales para satisfacer estas necesidades, ya ha comenzado.

Por Rosendo Fraga (h)
Director de nuevamayoria.uy