Reportes y opinión pública global: Expectativas y recesión en Estados Unidos (Julio 2022)

La encuesta American Consumers and Macroeconomic Monetary Views de julio de 2022, que realizó Global X EFTs a 276 inversores estadounidenses, da cuenta que más del 80% admite tener preocupaciones sobre el impacto de la inflación en sus inversiones individuales, mientras que el mismo porcentaje expresó su preocupación por el impacto de la volatilidad del mercado en sus ahorros e inversiones. En cuanto a la evolución de la economía, más del 50% de los encuestados por Global X EFTs prevé que la economía estadounidense entre en recesión a finales de 2023 (dicho sea de paso, un 10% por encima de las estimaciones que a comienzos del mes había manifestado un grupo de economistas encuestados por Reuters).

En línea con los inversores independientes, las expectativas económicas de las empresas familiares estadounidenses también fueron negativas. Según el 2022 Global Family Office Investment Survey que elaboró en julio Family Office Exchange (una comunidad de más de 8.000 líderes familiares y asesores en Estados Unidos y otros 24 países), el 93% de los estadounidenses encuestados indicó que espera una volatilidad del mercado alta o extremadamente alta para 2022. Sin embargo, el 44% mantiene la esperanza de que la economía mejore y el 61% se muestra optimista sobre los mercados en el próximo año.

El espíritu emprendedor, un concepto culturalmente vinculado a la idea de Estados Unidos como tierra de oportunidades, tampoco estuvo a salvo de la crisis y la baja de expectativas. Ipsos publicó en la segunda quincena de julio una encuesta titulada Untapped Potential: Entrepreneurialism in Inflationary Times. Se trata de un trabajo que recoge la opinión de emprendedores en 26 países (la Argentina incluida). La proporción de estadounidenses que informa haber iniciado un negocio por su cuenta al menos una vez fue de 23%, 8 puntos por debajo del promedio mundial (31%) y 31 puntos menos que el promedio de peruanos que sí lo hicieron (54%), los más emprendedores de la muestra. En cuanto a las intenciones de iniciar un negocio, se observa un patrón similar. Mientras que el 29% en promedio a nivel mundial dice que es probable que inicie un negocio en los próximos dos años (el 58% de los colombianos llevan la delantera), solo el 21% de los estadounidenses afirma que también lo hará. Aún así, este porcentaje es más elevado que en la mayoría de las otras economías avanzadas de la muestra, como es el caso de Gran Bretaña (15%), Francia (14%), Suecia y Bélgica (13%), Holanda (11%) o Japón (8%).

La caída del Consumer Confidence Index que elabora Conference Board cosechó su tercer mes de baja consecutiva. Este índice ahora está en 95,7 puntos, 2,7 menos que los 98,4 de junio. El Present Situation Index, basado en la evaluación que los consumidores hacen de las condiciones comerciales y laborales actuales, cayó en julio a 141,3 puntos desde los 147,2 del mes anterior. Por su parte, el Expectation Index, que se basa en las perspectivas a corto plazo de los consumidores sobre las condiciones del ingreso, los negocios y el mercado laboral, pasó de 65,8 en junio a 65,3 en julio. La confianza de los consumidores también cayó en cuanto a su valoración de las condiciones comerciales (tienen buena opinión sólo el 17%, cuando en junio eran 19,5%) y la situación del mercado laboral (el 12,3% dijo que es difícil conseguir un trabajo, contra el 11,6% que dijo sentir lo mismo en junio). No obstante, el porcentaje de estadounidenses que esperan que las condiciones comerciales empeoren bajó de 29,7% a 27,2% en julio, y lo mismo sucedió respecto a la disponibilidad de empleos, que pasó de 22,2% en junio a 21,4% en julio.

Nada de esto, sin embargo, se compara con la caída de la confianza de los inversores en julio, y especialmente en Estados Unidos, que a nivel global registra la encuesta de Hargreaves Lansdown. En el mes que acaba de terminar, debido a la inflación desenfrenada y la incertidumbre política mundial, la confianza de los inversores en el escenario global se ha desplomado 10 puntos, pero en Norteamérica cayó el doble: 20 puntos.

Mientras tanto, la presión sobre las cadenas de suministros continúa. La National Association for Business Economics (NABE) estadounidense cerró el mes con una encuesta, la July 2022 NABE Business Conditions Survey. Se trata de un sondeo a 58 de sus miembros realizado entre el 5 y el 18 de julio. Para estos economistas corporativos no hay esencialmente ninguna mejora económica respecto a los tres meses anteriores. De hecho, dan cuenta de una cantidad récord de escasez de materiales, mientras que la mayoría confirma que está transfiriendo el alza de los costos de los insumos a sus clientes.

No es de sorprender entonces que S&P Global haya informado, en su S&P Global Flash US Composite PMI™ de julio, que la actividad empresarial estadounidense el mes pasado “cayó notablemente». La encuesta de S&P Global, que surge de los datos de unas 800 empresas, muestra que la producción cayó a un ritmo sin precedentes desde la crisis financiera global de 2009. El comunicado de S&P también señala que esta “contracción inesperada” se debe a un «deterioro preocupante» de la economía, ya que la inflación, las tasas de interés más altas y el «creciente pesimismo» sobre las perspectivas económicas superan la demanda reprimida que ayudó a impulsar el crecimiento durante la pandemia.

En términos globales, la idea de una recesión en ciernes continúa, aunque con diverso grado. Según el Fondo Monetario Internacional, la economía mundial enfrenta un panorama cada vez más incierto mientras todavía está conmocionada por la pandemia de COVID y la invasión rusa de Ucrania. El World Economic Outlook Update July 2022: Gloomy and More Uncertain del FMI notificó una modificación a la baja en su pronóstico de referencia para el crecimiento mundial: se desacelerará del 6,1 % el año pasado al 3,2 % en 2022, un 0,4 % menos que el pronóstico en la última actualización de Outlook, que fue en abril.

Curiosamente, según la última encuesta a economistas realizada por Bloomberg en el mes de julio, en la que se evalúan las posibilidades de recesión en distintos países de Asia, las probabilidades de que ello ocurra en la India es de 0%. Aunque el FICCI Economic Outlook Survey de julio redujo en 0,4% las expectativas de crecimiento del país para 2022 (ahora están en 7%), la India es el único país de Asia con esta valoración: los economistas encuestados por Bloomberg le asignan a Sri Lanka un 85% de probabilidades de entrar en recesión, 33% a Nueva Zelanda, 25% a Corea del Sur y Japón, y 20% a China, Hong Kong, Taiwán, Australia y Pakistán.

Dos datos más sobre la situación en Asia. En el caso de Taiwán, una encuesta de Cathay Financial Holding Co., uno de los principales holdings financieros de la isla, da cuenta que sólo el 21% de los taiwaneses cree que la economía local mejorará en los próximos seis meses, contra el 57,3% que manifestó su pesimismo. En cuanto a Singapur, el Business Sentiments for July – December 2022 publicado por el Economic Development Board de este país, registra un cambio en las expectativas de los empresarios, después de más de un año de optimismo. El saldo neto ponderado (la diferencia entre las respuestas positivas y negativas) dio negativo (-8%) para el semestre que se inicia (en julio-diciembre de 2021 fue de +20%).

Las disrupciones en la cadena de suministro que se registra en Estados Unidos tiene su correlato al otro lado del Atlántico: la actividad del sector industrial en el Reino Unido cayó a su mínimo en 18 meses. Los datos se desprenden de la Industrial Trends Survey que la Confederation for British Industry hace con Accenture trimestralmente. Este relevamiento, que se basa en la opinión de directivos de 237 empresas manufactureras británicas, mostró que el optimismo empresarial disminuyó por tercer trimestre consecutivo, ya que el saldo de nuevos pedidos pasó de +18 en junio a +8 este meses, muy por debajo de la expectativa de distintos economistas, que habían ubicado su pronóstico en +13.

Ipsos publicó su tradicional What Worries the World correspondiente a julio de 2022. Se trata de una evaluación bimestral de la opinión de los ciudadanos de 27 naciones sobre lo que ocurre en sus países y los problemas que más les preocupan en el mundo. La preocupación por la inflación lleva 12 meses de crecimiento ininterrumpido y ya lleva cuatro meses como la preocupación mundial número uno: en promedio, a nivel mundial casi uno de cada cuatro dice que la inflación es un problema importante que enfrenta su país (38%), un punto más que el mes pasado.

Por último, entre tantos pronósticos y señales de tormenta a nivel global, al menos dos sectores marginales mantuvieron expectativas en alza.

El primero fue la industria global de exposiciones. La 29° edición de la encuesta bianual de la Global Association of the Exhibition Industry, el Global Exhibition Barometer Research Report, informa que la industria de exposiciones se está recuperando rápidamente luego del impacto que supuso la pandemia de Covid-19 a lo largo de 2020 y 2021: no solo el 70% de las empresas esperan estar operando normalmente a partir de septiembre de 2022, sino que también proyectan un crecimiento de ingresos para la primera mitad de 2023 que representará el 87% de los niveles facturados antes de la pandemia (2019 fue el el año récord de esta industria). El segundo es el sector de fusiones y adquisiciones. La encuesta 2H 2022 M&A Outlook de Datasite, difundida a principios de julio, señala que el 68% de los más de 540 negociadores globales encuestados esperan que el volumen de acuerdos globales aumente en la segunda mitad de 2022.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s